viernes, 20 de noviembre de 2009

Teoría de Eriks0n del desarroll0 psic0s0cial


Nacido en Dinamarca y fue criado en Alemania, y pasó gran parte de su adolescencia vagando por toda Europa. Después de recibir su título profesional. Ericsson se trasladó a Estados Unidos, donde estudió a estudiantes universitarios, combatientes, trabajadores por los derechos civiles del sur e indígenas americanos. Luego de haber observado muchas semejanzas y diferencias en el desarrollo entre estos grupos sociales diversos, no es sorprendente que Ericsson hiciera hincapié en los aspectos social y cultural del desarrollo en su propia teoría psicosocial.

A medida que el conocimiento de Freíd se extendió, atrajo a muchos seguidores. Sin embargo sus discípulos no siempre concordaban con el, y al final comenzaron a modificar algunas de sus ideas y se convirtieron en teóricos importantes por derecho propio. Entre los más conocidos de estos estudiosos neofreudianos se puede mencionar a EriK EriKson.

Comparación de Ericsson con Freud

Aunque Erikson (1963;1982) acepto muchas de las ideas de Freud, difirió de éste en dos aspectos importantes. Primero Erikson (1963) hizo hincapié en que los niños son curiosos y activos exploradores que buscan adaptarse a sus ambientes, más que esclavos pasivos de impulsos biológicos moldeados por sus padres. Ericsson ha sido clasificado como un psicólogo del “yo” debido a que creía que, en cada etapa de la vida, las personas deben afrontar realidades sociales (en la función del yo) a fin de adaptarse con éxito y exhibir un patrón normal de desarrollo. Por lo tanto, en su teoría el yo es mucho más que un simple árbitro de las demandas opuestas del ello y superyó.
Una segunda diferencia crítica entre Erikson y Freud, es que Erikson otorga mucha menor importancia a los impulsos sexuales y mucha mayor a las influencias culturales que Freud. Es claro que el pensamiento de Erikson fue moldeado por sus propias y variadas experiencias.
Contribuciones de la teoría de Ericsson y críticas de la misma
Muchas personas prefieren la teoría de Erikson a la de Freud porque simplemente se rehúsan a creer que los seres humanos están dominados por instintos sexuales. Un analista como Erikson, quien destaca nuestra naturaleza racional adaptativa, es mucho más fácil de aceptar.
Erikson parece haber captado muchos de los problemas centrales de la vida mediante sus ocho mediante sus ocho etapas psicosociales como el desarrollo emocional de los bebés, el crecimiento del autoconcepto en la infancia y los problemas de identidad que enfrentan los adolescentes y la influencia de los amigos y compañeros del juego en el desarrollo social.
Por otra parte, la teoría de Ericsson puede criticarse por ser vaga respecto de las causas del desarrollo. ¿Qué clases de experiencias deben tener las personas para afrontar y resolver con éxito los diversos conflictos psicosociales? ¿Exactamente cómo influye el resultado de una etapa psicosocial sobre la personalidad en una etapa posterior? Desafortunadamente, Ericsson no es muy explícito acerca de estas cuestiones importantes. Por lo tanto, su teoría es en realidad una revisión descriptiva del desarrollo social y emocional humano que no explica en forma adecuada como o por qué tiene lugar este desarrollo.

La teoría psicosexual de Erik Erikson

Analiza y extiende la teoría de Freud al concentrarse menos en el instinto sexual y más en determinantes socioculturales importantes del desarrollo humano. Según Erikson, las personas progresan a través de una serie de ocho conflictos psicosociales que comienza con la confianza contra la desconfianza en la infancia y concluyen con la integridad contra la desesperación en la vejez. Cada conflicto debe ser resuelto a favor del rasgo positivo (confianza, por ejemplo), a fin de lograr un sano desarrollo.

ETAPAS PSICOSOCIALES

Confianza básica frente a desconfianza (del nacimiento a los 12-18 meses). El bebé desarrolla un sentido sobre si el mundo es un lugar buen y seguro. Virtud: esperanza

Autonomía frente a vergüenza y duda (12-18 meses a 3 años). El niño desarrolla un equilibro de la independencia y autosuficiencia sobre la vergüenza y la duda. Virtud: la voluntad.

Iniciativa frente a culpa (3 a 6 años). El niño desarrolla iniciativa cuando intenta nuevas actividades y no es abrumado por la culpa. Virtud: el propósito.
Laboriosidad frente a inferioridad (6 años a la pubertad). El niño debe aprender habilidades de la cultura o enfrentar sentimientos de incompetencia. Virtud: la destreza.

Identidad frente a confusión de identidad (de la pubertad a la edad adulta temprana). El adolescente debe determinas su propio sentido de si mismo (“Quien soy yo?”) o experimentar confusión acerca de los roles. Virtud: la fidelidad.

Intimidad frente aislamiento (edad adulta temprana). La persona busca hacer compromisos con otros. Si no lo logra puede sufrir aislamiento y ensimismamiento. Virtud el amor.

Generatividad frente a estancamiento (madurez). El adulto maduro se preocupa por establecer y guiar la siguiente generación o siente un empobrecimiento general. Virtud: el interés.

Integridad del yo frente a desesperación (edad adulta tardía). La persona logra aceptación de su propia vida, lo que permite la aceptación de la muerte o desespera la incapacidad de volver a vivir la vida. Virtud: la sabiduría.

Erik Erikson: teoría psicosocial

Modifica y amplia la teoría freudiana. Erikson sostiene que la búsqueda de la identidad es el tema más importante a través de la vida. Pensaba que la teoría freudiana subestimaba la influencia de la sociedad en el desarrollo de la personalidad.
Erikson conceptuaba a la sociedad como una fuerza positiva que ayudaba a moldear el desarrollo del ego o el yo. La teoría del desarrollo psicosocial divide en ocho períodos de edad la vida humana. Cada etapa representa una crisis en la personalidad que implica un conflicto diferente y cada vez mayor. Cada crisis es un momento crucial para la resolución de aspectos importantes; éstas se manifiestan en momentos determinados según el nivel de madurez de la persona.
Si el individuo se adapta a las exigencias de cada crisis el ego continuará su desarrollo hasta la siguiente etapa; si la crisis no se resuelve de manera satisfactoria, su presencia continua interferirá el desarrollo sano del ego. La solución satisfactoria de cada una de las ocho crisis requiere que un rasgo positivo se equilibre con uno negativo.

Las etapas psicosociales son las siguientes:

Confianza básica vs Desconfianza (del nacimiento hasta los 12 ó 18 meses):
El bebé desarrolla el sentido de confianza ante el mundo. Virtud: la esperanza.
Autonomía vs Verguenza y duda (de los 12 ó 18 meses a los 3 años):
El niño desarrolla un equilibrio frente a la verguenza y la duda. Virtud: la voluntad.
Iniciativa vs Culpabilidad (de los 3 a los 6 años):
El niño desarrolla la iniciativa cuando ensaya nuevas cosas y no se intimida ante el fracaso. Virtud: el propósito.
Industriosidad vs Inferioridad (de los 6 años a la pubertad):
El niño debe aprender destrezas de la cultura a la cual pertenece o enfrentarse a sentimientos de inferioridad. Virtud: la destreza.
Identidad vs Confusión de identidad (de la pubertad a la edad adulta temprana):
El adolescente debe determinar su propio sentido de sí mismo. Virtud: la fidelidad.
Intimidad vs Aislamiento (edad adulta temprana):
La persona busca comprometerse con otros; si no tiene éxito, puede sufrir sentimientos de aislamiento y de introspección. Virtud: el amor.
Creatividad vs Ensimismamiemto (edad adulta intermedia):
Los adultos maduros están preocupados por establecer y guiar a la nueva generación; en caso contrario se sienten empobrecidos personalmente. Virtud: preocupación por otros.
Integridad vs Desesperación (vejez):
Las personas mayores alcanzan el sentido de aceptación de la propia vida, lo cual permite la aceptación de la muerte; en caso contrario caen en la desesperación. Virtud: la sabiduría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada